Que en Suecia pagamos muchos impuestos como empleados no es noticia nueva, pero es necesario tener una idea al menos basica de cuales son los impuestos que nosotros como empleados pagamos al estado y como functiona este pago.

Actualmente, el porcentaje promedio de impuesto que pagamos por nuestros ingresos como empleados en Suecia es de 32,12%; ahora bien, este porcentaje varia según la comuna en la que se resida y si la persona es miembro de la iglesia sueca o de alguna otra organización religiosa registrada. Este porcentaje que se descuenta de nuestro salario bruto va destinado principalmente a los gastos comunales como por ejemplo escuela, salud, mantenimiento de vías, administración, entre otros.

El empleador es el encargado de deducir el dinero del sueldo correspondiente al impuesto y entregarlo a la oficina de impuestos (Skatteverket) de tal manera que el salario que se recibe en la cuenta de banco es considerado como salario neto, o después de impuestos.

Al finalizar el año, la oficina de impuestos hace una sumatoria de todos los ingresos por salarios y otros ingresos que recibimos durante el año y los impuestos pagados. Si en este calculo se determina que el empleador ha deducido menor cantidad de impuestos que la que se debería haber deducido en relación al salario, el empleado debe devolver dinero a la oficina de impuestos por el monto en impuestos no pagado. En el caso contrario, si el dinero que se ha deducido del salario es mayor a lo que correspondía, la persona se llevará una grata sorpresa ya que la oficina de impuestos le devolverá la diferencia a su favor.

En el mes de marzo cada año, la oficina de impuestos envía a cada ciudadano un formato de declaración de impuestos por el año anterior, el cual, generalmente, ya viene con la información del calculo de ingresos e impuestos pagados, y por ello, con la información sobre el dinero a pagar o a recibir de vuelta por alguna eventual diferencia en contra o a favor en el pago de impuestos. La declaración de impuestos es siempre el 2 de mayo.

Por otra parte, existe la contribución a gastos sociales que el empleador paga por cada empleado. El porcentaje de esta contribución es generalmente de 31,42% del salario antes de impuestos, es decir, del salario bruto. Este porcentaje va a destinado a todos los seguros sociales a los cuales el empleado tiene derecho como lo son pensión, seguridad medica, seguridad de paternidad o maternidad, entre otros.

Suscríbete al boletín de noticias

Mantente actualizado con nuestra información y noticias

Suscribiéndote a nuestro boletín aceptas nuestra política de manejo de datos. Preguntamos tu país de origen para generar contenido de mayor interés para ti. 

País de origen
Share This